Páginas

miércoles, 17 de febrero de 2010


TODO PUEDES GOZAR
como la vez  primera,
si en el rescoldo aún arde la ceniza.

Si en el rescoldo aún arde la ceniza,
no importa que la noche codicie estar a oscuras,
porque despertarán, recién nacidas,
las tormentas que te hicieron
tan gozosa la luz de las heridas.

Si en el rescoldo aún arde la ceniza,
te abrigará otra vez, en los mullidos prados,
el tibio sol que fue la melodía
de tantas madrugadas que se fueron
cuando la ausencia, el frío y la sequía.

Si en el rescoldo aún arde la ceniza,
el monte que fue cumbre enhiesta tanto tiempo,
y el valle, tantas veces miel y harina,
volverán al perfume incandescente
para que el fuego llene el surco de la sima.

Si en el rescoldo aún arde la ceniza,
aunque se apaguen
los fértiles caminos en la huída,
se encenderán de nuevo, porque siempre,
queda rescoldo donde ardió la encina.

12 comentarios:

Manuel dijo...

Querido Valeriano: gracias por ayudarme a pasar esta mañana de Viernes con los ojos entornados, leyendo algo muy parecido a una esperanza.

Me gusta. Un abrazo.

Valeriano Franco dijo...

Amigo Manuel: Yo, en cambio, estuve con los ojos bien abiertos toda la mañana, porque, haciendo de abuelo, mi nieto, una esperanza segura, no me permitió cerrarlos ni un momento.
Un abrazo

Emilio dijo...

El mejor Kavafis hubiera firmado satisfecho un poema así. Siempre me ha gustado que, detrás de la forma, el contenido aporte una visión profunda o, al menos, una reflexión a compartir. Gran poema, Valeriano. Se nota que, cuando pones algo, es porque sabes de su valor. Es evidente que - y no hay amistad en mi juicio sino examen que intenta ser objetivo - este poema lo tiene. Con un poema así no have falta teorízar sobre la Poesía. Está en él, rotunda y claramente. Lo demás son estilos, conceptualizaciones... y aledaños.
Un abrazo.

Valeriano Franco dijo...

Querido Emilio: Tus comentarios siempre son trascendentes y reconfortantes para mí. Y por esas coincidencias misteriosas que ocurren a veces, cuando leía tu comentario en el que mencionabas a Cavafis, justo en ese momento, yo tenía entre las manos su antología y estaba leyendo un poema que me emocionaba: era éste:

“Melancolía de Jasón, Hijo de Cleandro, Poeta de Comagena

El envejecer de mi cuerpo y de mi rostro
es la herida de un espantoso cuchillo.
No tengo la menor resignación.
A ti acudo, Arte de Poesía,
que algo sabes de remedios;
intentos para aturdir el dolor con la Fantasía y la Palabra.

Es la herida de un cuchillo espantoso.
Haz llegar tus remedios, Arte de la Poesía,
para que- al menos por un instante- no se sienta la herida”

Mari Carmen Azcona dijo...

Precioso poema de ti para todos, porque con la brisa de esperanza que trae tu poema podemos avivar el amor, la amistad, el pensamiento...Si en el rescoldo aún arde la ceniza.

Gracias por este momento reconfortante.
Un saludo.

Anónimo dijo...

Estos maravillosos versos me parecen una puerta abierta a la esperanza. Sin embargo, no estoy muy segura de que una gran tormenta no acabe, por completo, con el rescoldo más resistente.

Siempre es un placer leerte, Valeriano.

Un beso.

Mila

Valeriano Franco dijo...

Queridas amigas Mari Carmen y Mila:
Si, a estas alturas de la película y sus circunstancias,y con lo que está cayendo, no avivamos el recoldo de la esperanza, ¿qué nos queda?
Un abrazo
Valeriano

Anónimo dijo...

Que bueno que haya, Valeriano, esa permanente osmósis entre compañeros poetas vivos... y vivos también en la memoria. Remarco el texto que citas...qué hermoso:

"No tengo la menor resignación.
A ti acudo, Arte de Poesía,
que algo sabes de remedios.
Intentos para aturdir el dolor con la Fantasía y la Palabra"

Sí, el autor de uno de los más maravillosos poemas (Viaje a Itaca) de la Literatura de todos los tiempos, Konstatino Kavafis (con C si lo castellanizamos ) veo que nos acompaña, como tus versos, a los dos.

Port

Alejandro dijo...

Sabes que me gusta tu poesía, amigo Valeriano, quizá porque me transportas a orígenes compartidos, pero sobre todo porque tu estética es grata en cadencia, y tu mensaje cala como la reja en lo más profundo del entendimiento.

Estoy seguro, claro que sí, de que nuestras lumbres "se encenderán de nuevo, porque siempre, queda rescoldo donde ardió la encina". Lo has dicho tú, Valeriano. ¡Precioso! Enhorabuena

Un abrazo.

Alex

Valeriano Franco dijo...

Queridos Emilio Y Alejandro:
Estaba leyendo el libro de mi admirada María Zambrano "Filosofía y Poesía" y topé con este párrafo genial que suscribo de principio a fin:
"El poeta no quiere salvarse; vive en la condenación y todavía más, la extiende, la ensancha, la ahonda. La poesía es realmente el infierno.
El infierno, que es -como siglos más tarde un poeta platónico dijera-,el lugar donde no se espera, es también el lugar de la poesía, porque la poesía es lo único rebelde ante la esperanza de la razón. La poesía es embriaguez y sólo se embriaga el que está desesperado y no quiere dejar de estarlo. El que hace de la desesperación su forma de ser, su existencia".
Yo pienso lo mismo y por eso escribo y no puedo dejar de hacerlo.
Saludos a los dos y un abrazo
Valeriano

Anónimo dijo...

"...la poesía es lo único rebelde ante la esperanza de la razón..."

Es una opción muy interesante. Entramos en la confrontación entre lo intuitivo (previo y acumulado que salta como un torrente en un instante) y lo razonado, más propio de una mente que ordena los saltos en una determinada escala. Yo creo que la Literatura combina ambas...pero la deducción que hago de tus palabra me parece muy interesante de señalar ante el impulso poètico y su resolución. ¿Me permites que repita tu comentario en mi blog en el espacio abierto sobre Poesía?. Me parece interesantisimas tus opiniones. Un abrazo.

Port.

Valeriano Franco dijo...

Querido Emilio: Tú, que ya vas conociendo mi forma de pensar y el aprecio que te tengo, sabes que mis comentarios en el blog los puedes utilizar como creas; seguro que donde los menciones quedarán
en buen lugar.
Un abrazo.
Valeriano