Páginas

lunes, 26 de octubre de 2009

CARTA PARA LEER POR EL CAMINO


A Emilio Porta
Llegará el huracán del ojo ciego,
torbellino incendiario de preguntas
e intemperie apagada de respuestas.

La altiva fortaleza de los triunfos
será carne de viento sin refugio,
los planes derrochados cada día
en cubierta tendrán lecho de mástil.

Galáctico viajero de lo andado,
penitente antifaz de lo vivido,
dolor en cruz paciente de inocencia,
cementerio de lápidas sin nombre,
sombra de fe y carámbano desierto.

Ojeador de la urgencia de mil soles
en mañanas de nieves incendiadas,
presencia de martillos a destajo
para el brote callado del otoño
que fuerza la presencia del misterio.

Bebedor en los robles del amigo
donde la soledad se hace una estrella
de sangre dolorida entre las olas
y lago de esperanza hacia los labios.

Niño de brazos y músculos de puerto,
gozarás del camino fatigado.
La fuerza al fin estrenará el milagro
cuando las águilas arrullen gritos
con el amor abierto entre las alas.

¿Importa el cementerio de las trampas?
Barajaste la meta y la fatiga,
las cartas del otoño que están muertas,
ya cotizan al alza tu existencia.
__________________
©Valeriano Franco

8 comentarios:

Emilio dijo...

"Barajaste la meta y la fatiga..." Sólo por un verso como este, tan pleno de contenido y tan bello de forma, se define a un escritor. Pero todo el poema es un espléndido escrito. Sólo puedo darte las gracias más sinceras por la dedicatoria del mismo. Mi compensación era saber que continuabas el camino. Y bien que lo estás haciendo. Uno siempre se lleva sorpresas buenas cuando menos lo espera...y a veces también cuando más lo necesita. Gracias de verdad, Valeriano, ha sido todo un detalle. Que agradezco en el alma. Un abrazo.

Valeriano Franco dijo...

Creí que debía dedicártelo ya que tu reflexiones en el blog titulada "EN EL PAISAJE QUEMADO DE LOS SUEÑOS", que generó tantas intervenciones -yo te di mi visión, quizás un tanto atípica respecto a las demás- me trajo a la memoria una situación anímica personal -felizmente superada- ,fruto de la cual fue este poema.

Anónimo dijo...

Querido Valeriano: EL CEMENTERIO DE LAS TRAMPAS importa si no se sabe salir de él. Afortunadamente, los seres humanos tenemos una fuerza interior tan poderosa que nos empuja a salir de "la fosa más honda".

Y hablando de honduras: me encanta la profundidad de tus poemas... ¡Ahí se nota la calidad y el saber hacer!

Un beso.

Mila

Alejandro dijo...

Amigo Valeriano, no me agradezcas a mí este comentario. Mi presencia de hoy se la debes a nuestro Emilio, destinatario de tus imágenes soñadas. Él, como siempre, lejos de pedir para sí, para hacerme un regalo, ha tendido su mano para solicitar mi atención en favor de tu poema, que, como a otros textos tuyos, valora con alto precio. Todo un detalle por su parte. Yo, te lo digo siempre, me identifico con la esencia de tu pensamiento, de tu mensaje, y acaricio tus versos, y los hago crecer en mí como algo propio.

Un abrazo.

Alex

Valeriano Franco dijo...

Gracias, Amigos Mila y Alejandro:
No podéis ser más complacientes.
Este poema se construyó, como decía a Emilio, cuando mi vida, hace tiempo, era un pozo que tuve que llenar poco a poco, hasta que llegué al nivel de tierra lista para labrar.
Valeriano

Anónimo dijo...

No hay vida sin pozo que rellenar. Valeriano. Acaso las simas y abismos sean lo mismo que las colinas y los picos más elevados. Es cuestión de saber que ninguno de los accidentes geográficos que atravesamos en el camino son estancias definitivas. Y que la actitud no debe depender del resultado. Ya sabes lo que decía Fernando Fernán Gómez: "El éxito o el fracaso son sólo cuestión de perspectiva". Te lo repito porque estoy empezando a pensar que lo que la cultura "anglosajona" llama "loosers" a los que son, en muchos aspectos, los verdaderos triunfadores de la vida. Porque han sido capaces de continuar aunque haya habido dificultades.
Un abrazo.

Port

(De todas formas, tus poemas y escritos, empiezan a tener tal nivel que yo creo que tienes que sentirte muy satisfecho. Cierto es que, anteriormente, ya escribías bien. Pero es ahora cuando has dejado de pensar solamente y has empezado a caminar al aire libre. Y eso es magnífico. Que nadie nos quite la gloria del intento)

Valeriano dijo...

Amigo Emilio: Siempre tienes una palabra amable para destacar lo positivo y motivar. Gracias. Te he de confesar que cuando las cosas las tienes más claras, te sientes más seguro. Y eso vale para todo, hasta para sentirte mentalmente más poderoso. Yo, actualmente, estoy en ese tránsito. Esperemos que dure. Tus comentarios siempre son importantes. ¿Nunca te a "tirado" la Psicología?

Emilio dijo...

Pues si, Valeriano, me encanta la Psicología...pero te aseguro que para mi es un placer comentar cosas de los amigos...eso si, si me gustan. Se que tengo una cierta facilidad para "conversar" escribiendo...más que hablando. Me encuentro en mi elemento. Por eso cuando Alejandro habla de mi "esfuerzo" en los comentarios se equivoca. No hay ningún esfuerzo, todo lo contrario. Nada funciona si no sale espontáneamente, de dentro. También hay épocas, y habrá alguna más, en que no pueda estar al pie del cañón, por imposibilidad fisica o del alma. Pero mi ordenador es mi compañero de escritura y ésta es mi amante. Piden poco, tan sólo una caricia de vez en cuando. Y te comprenden y acompanan siempre.
Un fuerte abrazo.